Dandies

por

Grabado de El bello Brummel

Para ser un dandie, se necesita una época y un ambiente y un estado de gracia, un poco andrógino supieron fundamentar algunos teóricos del dandismo. Pero las máximas más precisas y preciosistas llegaron del lado de sublimes escritores. Por una lado, el escocés Thomas Carlyle, quien en su  libro “Sartor-Resartus” sentenció: “Hombres cuyo oficio, razón y existencia  consiste en llevar puestas en las ropas, todas las facultades de su alma. Así como otros se visten para vivir, ellos viven para vestir“. Por otro, Jules Barbey

 D’ Aurevilly,  el autor del tratado de dandismo “Vida del Hermoso Lord Brummell” esgrimió: “Se puede ser un dandi con un traje de mala muerte.” Y  sobre el modus  operandi de esa raza, signada por una época, cierto ambiente y androginia sumadas a un estado de gracia, especificó:”Valiéndose de un trozo de vidrio afilado llegaron a raspar los fraques antes de ponérselos hasta reducirlos a una especie de encaje, lo más parecido a una nube”

Saville Row  es un barrio de Londres que representa a meca de los trajes a medida para los dandies y neo dandies  del siglo diecinueve y del veintiuno.  Así como en Poole &Co como en Dege &Sons son santuarios donde el método sartorial indica hacer cinco pruebas antes de entregar los trajes. En esas toiles las hombreras son casi inexistentes, los pantalones llevan cintura alta y en el interior de la solapa izquierda jamás falta un lazo para insertar el tallo de una flor. En el apogeo del movimiento mod devino el centro de compras favorito de los jóvenes ingleses que se paseban en sus scooters.

Dos dandies argentinos:

Lucio Victorio Mansilla- 1831-1913 

Su manual de dandismo y que se desprende tanto de los retratos de libros y de museos como de sus célebres causeries-  remite a un inventario de dijes, de pulseras, de botones, monóculos , espuelas, charreteras , bastones y galeras. Admite además el uso  y abuso de  prismáticos,  de polainas y de camelias en el ojal. . Con frecuencia enunció: “el  quid de la elegancia no es imitar un modelo, sino crearse uno propio  en lo físico y en lo intelectual” Y sin duda lo logró.  Basta con remitirse a sus escenas narradas en “ Los siete platos de arroz con leche” o a la escena que  ilustra su regreso a Buenos Aires, luego de una estadía europea y en una tertulia celebrada en la quinta  de la familia Rosas  en Palermo  “Lucio traía un guardarropa que no excluía la fantasía personal. Como D´Orsay el año anterior, Lucio llevaba  pantalón gris perla, levita azul, chaleco colorado en concesión a un ruego de su madre, una corbata de raso azul de doce vueltas, alfiler de zafiro, bota angosta de charol, guantes amarillos y galera de pelo alta y puntiaguda. En la mano, una fusta, y en los talones espuelas de plata”*. Y así vestido, el dandy Lucio, quien además rumbo al empedrado del centro y rumbo a su hogar  situado en las calles Tacuarí  con Potosí. ( fragmento del libro “Cinco Dandys porteños”, Pilar de Lusarreta (Ediciones continente, 1999)

Adolfo Bioy Casares (1914-1999 )

Vestirme de traje, chaleco y de corbata es una costumbre a la que tengo gran simpatía.. Pensar que de chico me reía  al ver circular a un señor en levita y tal vez ahora, ante los ojos de los demás, soy como el señor de la levita que circulaba por Buenos Aires Considero que la elegancia significa algo así como que cada persona participe de algún modo de embellecer al mundo. Considero que a mi manera he tenido una gran preocupación por estar bien vestido. Pero estar muy paquete  me parece una grosería porque la elegancia debería pasar desapercibida” sentenció Adolfo Bioy Casares durante una visita voyeur por su placard atiborrado de corbatas y de camisas, acontecida en 1998. De esa conversación destaco algunas enunciaciones a modo de  su diccionario autobiográfico de la moda con imaginario dandi

-El jacqué : “Nunca tuve uno pero sí usé frac, que usaba para comer en el barco durante los viajes a Europa , cuando luego acompañaba a mi madre a hacerse pruebas en las grandes casas de alta costura. Allí me divertía mucho observar la competencia que establecían las mujeres por la apariencia”.

Relojes:”Siempre llevo conmigo el reloj Boucherón que mi padre trajo de la Exposición de Artes Decorativas de 1890.  Destaco que cuando me lo dio él siguió usando el reloj de su hermano que se había suicidado porque no quiso que yo usara el del suicida”

Corbatas: Las corbatas son la fantasía en la vestimenta masculina. Entre mis favoritas están las de la casa Hermés, aunque en las últimas visita que hice a París  no encontré ninguna que me gustara, debido a que los motivos cambiaron mucho”.

Bibliografía sobre dandys :

El gran libro del dandismo, editado por Mar dulce y prologado por Alan Pauls es el volumen que por primera vez reunió El tratado de la vida elegante, de Honoré de Balzac; El pintor de la vida moderna, de Charles Baudelaire, y Del dandismo y de George Brummell, de J. A. Barbey d’Aurevilly), editorial Mar Dulce celebra la segunda edición de El gran libro del dandismo (el volumen que por primera vez reunió El tratado de la vida elegante, de Honoré de Balzac; El pintor de la vida moderna, de Charles Baudelaire, y Del dandismo y de George Brummell, de J. A. Barbey d’Aurevilly), en 2023 se sumó “Ladies”, una antología de mujeres dandies, referido a Colette, Georges Sand, Lou Andreas- Salomé, entre otras autoras y fue prologado por Laura Ramos.

0