Los diálogos entre la moda, la música y el arte según Nacho Marciano

por

El músico y artista pop Nacho Marciano, honra los cruces de moda y música desde sus primeros conciertos en La Plata, la ciudad en la que creció y estudió “Bellas Artes” y como front man de “Ahora”- editado por Warner-, hasta sus performances en galerías de arte y discotecas de la escena porteña. Bajo la rúbrica/ factoría indie “Fábrica de Música”, reversiona a John Lennon en castellano, colaboraciones y shows en vivo junto al letrista Roberto Jacoby y un próximo homenaje a las canciones del músico español Carlos Berlanga.

“A lo largo de mi carrera, la importancia del vestuario ha sido, y es, fundamental. Desde las camperas de cuero negro en “Ahora”, pasando por los sacos monocromos y la lycra, sweaters de cuello alto inspirado en The Velvet Underground y Andy Warhol, y las botas Chelsea.

Las botas Chelsea, en su pedestal

En mis años de estudiante en Bellas Artes, diseñé remeras con estampas de retratos de artistas de rock y frases de canciones. Este concepto lo llevé a cabo con mis propias letras en “Ahora” mi banda de principios de los 2000. Siempre consideré estas prendas como una continuación, un gesto de identificación personal y artístico, un decir más que acompaña y refuerza la obra, tanto musical como plástica. También tengo debilidad por los accesorios, en particular por las gafas de sol”. 

El glam deportivo de Nacho Marciano en 2024

“El diseño, las texturas y los pliegues, inevitablemente se trasladaron a las pinturas y los dibujos. En la muestra “Play” (Instalación 2023) recreé la idea del figurín en modelos de cartón que colgaban desde el techo. También fue uno de los núcleos de la muestra “Vacaciones” (galería Pasto, 2018) en donde enfatizé los colores y brillos que vestían bellos jóvenes en mis telas”.

Figurines- muñecas de cartón e instrumentos de “Play” , 2023 curada por Roberto Papateodosio
Una de las obras en relación a la moda de “Vacaciones”, exhibida en la galería “Pasto”.

Los sacos entallados en rojo carmín, algunos de procedencia italiana, predominan entre los atavíos de Nacho Marciano para los conciertos y también como fetiche entre sus obras. A la izquierda, una fotografía para prensa, A la derecha, Nacho en Roldán Galería, durante la subasta de la colección Roberto Jacoby, rodeado de obras por Fernanda Laguna.

Un circuito de búsquedas para sus vestuarios

“Las recorridas buscando vestuario me llevaron inevitablemente a la Galería Larreta, donde a mediados de 2000 funcionó “Diseñadores del Bajo ” un espacio de diseño en el que se hacían conciertos. También , durante muchos años, fui habitué de la Quinta Avenida, y de la Bond Street , No quiero dejar de mencionar a Limbo la mítica marca fundada por Federico Moura, y que tuve la suerte de conoce a mediados de los noventa, en su última etapa cuando estuvoal mando de Charlie Thornton y Claudio Martínez. Tengo una camisa verde oliva”.

Agradecemos a Roberto Papateodosio la colaboración en la realización de “El placard de la memoria”.

0