Tanto

por

Nurit Kasztelan, – Eterna cadencia editora, 2023-

“Abre la caja por primera vez recién después de dos semanas. De las pocas cosas que trajo, una son las fotos. Pedazos de su vida pasada, indicios de cómo llegó a ser la que ahora….

Se detiene en una foto con su mejor amiga de la infancia. Están con guardapolvo y sostienen un oso de peluche; miran a lados distintos, como una separación anunciada. 

De los treinta años de amistad, quince no se hablaron. En el jardín de infantes y la primaria estaban pegadas como chicle, pero despúes cada una pasó por un  período oscuro y no pudieron acompañarse, Cree que su amiga era de los góticos o los punks, estaba híper flaca, casi anoréxica, súper maquillada, siempre de negro, y tal vez saturada de pensamientos suicidas. Ella, por el contrario, nunca pudo pertenecer a ninguna tribu, ni tampoco se vistió de alguna  forma en especial. No se cruzaron por mucho tiempo hasta que se reencontraron de casualidad en una clase de la facultad. Estaban tan cambiadas que casi no se reconocieron, Estudiaban hasta la madrugada. Se potenciaban al pensar , como si sus cabezas se complementaran… Se acuerda en particular de un examen final, para el que habían leído y discutido tanto que durante un mes soñó con charlas posibles entre distintos físicos. Curiosamente Newton se les aparecía en los sueños con un enterito de jean”. “

Ilustración de Francisca Etcheto para Sucesos de Moda

0